FANDOM



Sifelizellaserádecírnosloquerrá también conocida como Felí, es un hada "joven" proveniente del Reino de los Rocíos de Plata. Fue la hada niñera de Vainilla Periwinkle y Pervinca Periwinkle además de la narradora a través de toda la saga de Fairy Oak.

PerfilEditar

AparienciaEditar

Felí es descrita como una criatura mágica hecha de luz, con cabellos de rocío y comúnmente utilizando un vestido de nube. Al ser una hada, es diminuta, comparada con el tamaño de la mano de un niño. Es muy ligera, siendo capaz de ser arrastrada por corrientes de viento.

Felí posee dos largas antenas que le sirven para captar las emociones que sienten sus protegidas (esto fue varias veces razón de gritos de Cícero Periwinkle, quien pensaba que las antenas interferían la señal de la radio), junto con dos pares de afiladas alas, que le dan la capacidad de volar.

PersonalidadEditar

Al ser nueva en su profesión, Felí al principio era muy insegura y torpe ante el trato de las niñas; nunca se despegaba de ellas y temía que en su ausencia pudiese sucederles algo. Sin embargo, ella se mostraba muy energética y apasionada con su encargo, no importándole realizar tediosas actividades para cumplir su deber (como en el caso en que se dio la idea de que las hadas se turnarán para cuidar a Shirley Poppy).

Ella también es muy terca, no cambiando su opinión pese a que la misma Lala Tomelilla le haya señalado de su error. También es muy ingenua y despistada, siendo posible que ignoras los indicios de magia de Vainilla y no hubiese descubierto la mentira de Pervinca a tiempo pese a que, al ser hada, era capaz de reconocer el olor de la falsedad. Hay que agregar, también, que ellas es mala mentirosa; a veces su única forma para ocultar algo es evadiendo la respuesta.

Ante sus errores, Felí es muy dura consigo misma, tomando cualquier desliz como un gran error y castigándose repetitivamente durante un lapsus de tiempo (golpeando su cabeza y llamándose a si misma una "hada estúpida"). Ella tiende a ser algo malhumorada, más que todo provocada por Pervinca, pero normalmente su temperamento no dura demasiado.

Felí puede llegar a ser muy permisiva con las gemelas, ocultando en varias ocasiones las travesuras de los niños a los adultos e incluso intentando minimizar los castigos que van a recibir. Pese a esto, ella se preocupa mucho por las gemelas, siempre tratando de alejarlas de todos los peligros posibles.

HistoriaEditar

Antes de Fairy OakEditar

Feli nació en el Reino de Rocíos de Plata, donde vivió hasta la edad 1019 años, cuando se realizó su primer llamado como hada niñera.

A la edad de 965 años presentó su solicitud como hada tata al Gran Consejo, recibiendo su respuesta 54 años más tarde. Fue considerada como un hada de la más alta clasificación, obteniendo un "sobresaliente" a todas sus 2.574 respuestas y una única como "bien". Más tarde, esta respuesta sería la razón por la cual ella no sabría que Vainilla era una bruja.

Debido a este excelente resultado, el Gran Consejo la recomendó a Lala Tomelilla, quien realizó su solicitud para llamarla como hada niñera para sus sobrinas, Vainilla y Pervinca Periwinkle.

Fairyoak2

Al principio, era algo torpe, pero con el pasar de los años cogió confianza en sus acciones y se puede decir que realizo lo indicado en los momentos más oportunos. Pese a esto, más de una vez se denota su inexperiencia a lo largo de la historia, llegando a pensar que era algo natural en las niñas volar o al salir de la casa a la medianoche para recibir a Tomelilla.

En la guerra, fue alguien muy importante junto a las otras hadas, ya que permitían realizar comunicación entre Los Magos de la Suma Asamblea y poder saber que sucedía en los bosques gracias a lo pequeña que era además de poder hablar con los animales.

Cuando las gemelas cumplieron quince años, Feli tuvo que regresar, mas fue acompañada por el ilustre mago del tiempo, Barbo Tagix, quien la quiso acompañar en su largo viaje al coincidir con el destino que le hacía viajar por el mundo.

Al llegar de nuevo a su hogar, se encuentra con todas sus amigas y compañeras a las cuales les ha escrito cartas a lo largo de aquellos quince años. Las hadas estaban tan fascinadas con las aventuras que les contaba que le pidieron contase durante cuatro noches las aventuras que nunca les narró, cosa que Feli accedió siempre y cuando nunca volviese a hablar de Fairy Oak.